Valoración de las Elecciones Andaluzas 2018

PARTICIPACIÓN:

Lo primero que conviene constatar es que el Censo de 2018 es de 6.432.434 posibles votantes con un incremento de 52.672 votantes sobre el censo de 2015.

En las Elecciones que analizamos con el escrutinio prácticamente cerrado, se acercan a las urnas 3.691.859 votantes un 58,65% del total de censo. Esto significa que votan 334.423 personas menos que en 2015. Si a ello sumamos el incremento del censo, 387.095 personas potenciales que no votaron con respecto al último proceso electoral.

En concreto la abstención pasa de un 36,06% a un 41,35% es decir, se incrementa en 5,29 puntos.

La máxima participación se da en la provincia de Jaén (63,3%) y la menor en Cádiz (53,54%) exactamente igual que en 2015. Por encima de la media se sitúa Córdoba, Granada y Sevilla, menos Córdoba también igual que en 2015. A resaltar que el sitio que mejor resultados ha obtenido la izquierda, Sevilla, es la unidad electoral donde más retrocede la participación (-5,4%)

La participación ha influido en los resultados electorales de una manera evidente, pero no ha tenido influencia en la entrada de Vox, al tener esta formación fuertes resultados, por encima del 8% en todas las circunscripciones.

 

UNA VALORACIÓN GLOBAL

Los resultados electorales en Andalucía suponen un profundo cambio político y la posibilidad de nuevas mayorías de gobierno.

Lo primero a resaltar es que por primera vez la suma de las opciones de derecha supera a la suma de la izquierda en 350.881 votos. La izquierda pierde 684.880 votos con respecto a 2015, es decir el 30,1% de sus votantes en 2015 la abandona votando otras opciones o quedándose en casa, prácticamente a partes iguales: 350.881 en otras opciones y 333.939 en la abstención.

Veamos pormenorizadamente:

 

PSOE.-

Obtiene 1.009.843 votos, un 27,95% y 33 escaños. Pierde 402.015 votos, un 28,48% de su electorado, 7,46 puntos menos que en 2015 y 14 escaños. A pesar de no ser la fuerza política que más electorado pierde ya que la superan Adelante Andalucía y el Partido Popular; si es la que más pierde políticamente, al estar gobernando en solitario y quedar sus posibilidades de formar gobierno seriamente comprometidas. Una parte importante de su electorado se queda en casa (dos tercios de la abstención es del PSOE) y otra vota a otras candidaturas de forma muy relevante a Ciudadanos a los que traspasa 10 diputados, según algunos estudios.

Gana en todas las provincias, menos en  Almería, pero en todas pierde escaños, votos y porcentaje.

Sus mejores resultados los obtiene en Jaén (35,4%) y Huelva (32,6%) y los peores en Cádiz (23,78%) y Málaga (24,20%).

Donde más electorado pierde es en Cádiz, donde un 32,66% del electorado de 2015, no le vota, Huelva con un 30,24% y Sevilla con un 29,72%.

En términos absolutos donde más votos pierde es en Sevilla (-112.989 votos) Cádiz (-58.743 votos) y Málaga ( (-50.506 votos)

Su estrategia de campaña ha tenido una orientación claramente andalucista, intentando aislar el contexto estatal y defendiendo la gestión del gobierno como primer argumento. Ha confrontado con el PP y en la última semana algunas referencias a Vox.

A pesar de ser gobierno, el único que ha permanecido en el mismo desde el origen de la Autonomía, el papel del Gobierno de España del mismo signo político, ha sido relegado y ha tenido un papel muy residual.

Por los resultados su tripe orientación de campaña se ha demostrado errónea; el contexto general y especialmente el conflicto catalán ha estado muy presente durante toda la campaña, porque lo está en la política española y porque la derecha lo ha puesto en campaña permanentemente hasta el punto que la verdadera candidata de C,s ha sido Arrimadas, su portavoz en el Parlament, así la campaña andalucista ha sido un error, como lo ha sido no aprovechar el plus de tener el gobierno del Estado y haber blanqueado a C,s al centrar en exclusiva su confrontación con el PP.

Una campaña con el conflicto de los ERES sobre su cabeza y el cansancio de una gestión en solitario del gobierno frente a todos han ayudado a desmovilizar, además, a una parte importante de su electorado.

 

PARTIDO POPULAR.-

Obtiene 749.275 votos, un 20,75% y 26 escaños en el Parlamento andaluz.

En términos relativos comparado con las elecciones de 2015, pierde un 29,7% de su electorado. Es después de Adelante Andalucía el que más pierde, 5,99 puntos porcentuales y 7 escaños.

Sus mejores resultados son en Almería (27,24%) donde consigue ser la primera fuerza política, Jaen (23,17%) y Granada (23,07%). Sus peores resultados son en la provincia de Sevilla donde pasa a ser cuarta fuerza electoral y apenas obtiene el 16,5% de los votos y Cádiz donde obtiene un 17,58%.

En Sevilla pierde el 32,95% de su electorado y en Cádiz aún más, ya que un 34,41% de su electorado en 2015 le abandona.

El único éxito relativo que obtienen es ser la primera fuerza de la derecha, al obtener 90.000 votos más que Ciudadanos. Hoy sus apoyos suponen el 41% del respaldo electoral total a la derecha.

Su campaña ha sido de carácter de Estado, frente al Gobierno de Sánchez y el Gobierno de Susana Díaz, aislado del proyecto socialista global, y de feroz competencia con Vox.

Salvo lo descrito anteriormente el PP no tiene ninguna buena noticia más en Andalucía. De su electorado de 2015 una parte importante se va a Vox (6 diputados) y a Ciudadanos (3 diputados), en Cádiz y Sevilla, es la segunda fuerza de la derecha por detrás de Ciudadanos. La permanente presencia en la campaña de su Presidente Nacional hace que estos malos resultados tengan como lectura en clave estatal aún más cansada que el resto. Su única carta política es presidir la Junta de Andalucía.

 

CIUDADANOS

Tiene un respaldo electoral de 659.631 votos, 18,27 puntos porcentuales y 21 escaños. Sube a ser la tercera fuerza política de Andalucía a poca distancia del PP.

Crece en 289.735 votos, lo que significa un 78,3% de crecimiento sobre el electorado de 2015. Obtiene 8,99 puntos porcentuales más y 12 escaños más que en 2015.

Sus mejores resultados son en Cádiz (20,88%) y Málaga (19,80%) y los peores en Jaén (15,95%)  Huelva (16,25%) y Almería (16,33%) donde además es superado por Vox. Supera al PP en Cádiz y Sevilla. Donde más crece su electorado es en Jaén (136,4%), Córdoba (106,5%) y Huelva (101,27%).

En términos relativos es el gran triunfador de Andalucía y sus 21 diputados se han colocado en el centro del tablero de todas las alianzas.

Pescan en todos los caladeros. Su apoyo al Gobierno andaluz ha sido un auténtico “quitamiedos” para los votantes socialistas, cerca de 7 de cada 10 votos nuevos le vienen del PSOE y tres del PP que lo compensan lo 2 posibles diputados que les arrebata VOX.

Su verdadera candidata ha sido Inés Arrimadas, con lo cual Cataluña ha estado presente permanentemente en su campaña de acoso y derribo, sin matices, al conjunto del PSOE.

Ni el PSOE, ni el PP han focalizado en Ciudadanos confrontación alguna; los primeros por haber sido su apoyo a lo largo de la legislatura y los segundos por estar más centrados en evitar la fuga de votos a VOX. De todo ello se ha beneficiado sobremanera Ciudadanos con estos buenos resultados.

 

ADELANTE ANDALUCÍA.-

La nueva fuerza política constituida por Podemos e IU ha obtenido 584.040 votos, un 16,18% y 17 escaños.

Con respecto a la suma obtenida por Podemos e IU en 2015, pierden 282.519 votos, es decir un 32,6% del electorado, siendo de todas la fuerza política que más electorado pierde. Bajan así mismo 5,57 puntos porcentuales y 3 diputados con respecto a 2015.

A pesar de perder miles de electores en todas las circunscripciones, sus mejores resultados lo obtienen en la provincia de Cádiz (19,18%) y Sevilla (18,88%) donde además es la segunda fuerza política. Los peores resultados son en Almería (9,65%) y Jaén (12,3%).

Las circunscripciones donde más electorado pierde son en Almería, un 39,3% y en Málaga donde pierde un 36,95% de su electorado.

Un tercio del total de abstencionistas lo han sido de Podemos y especialmente de IU (más de 111.000 personas).

Una parte de su voto en torno a un 20% se ha ido al PSOE y a Ciudadanos.

En valores absolutos pierden 67.703 votos en Sevilla, 55.939 votos en Málaga y 47.705 votos en la provincia de Cádiz.

Son la cuarta fuerza política de Andalucía, aunque partieron de la tercera.

Basan su campaña en la confrontación dura y sin matices con Susana Díaz y el gobierno andaluz al que califican de “régimen” y le añaden al adjetivo “susanismo”. Su objetivo no solo era sumar sino multiplicar sus fuerzas. A pesar de ser una fuerza de reciente creación y no tener el desgaste de gobierno alguno, ni multiplica, ni suma. Muy al contrario es la formación que más electores pierde.

Han realizado una campaña también andalucista, alejada del contexto estatal que consideraban perjudicial. Durante la campaña se ha prodigado más Alberto Garzón que Iglesias.

A pesar de su enorme pérdida de electorado han salido beneficiados al sumar siglas en el reparto de escaños (3) no está en consonancia con su pérdida de votos (282.519 votos) y por tanto debería de haber supuesto la pérdida de cerca de 7 escaños.

La base electoral de IU ha vuelto a rechazar por tercera vez (generales y catalanas antes) la desaparición de la izquierda transformadora y su inmersión en el proyecto populista de Podemos. También ha influido de manera clara el modelo de Estado confederal y la defensa del independentismo catalán y el derecho de autodeterminación.

 

VOX.-

La extrema derecha obtiene representación por primera vez en un Parlamento Autonómico de nuestro país y lo hace con fuerza y de una manera homogénea.

Vox obtiene 395.978 votos, un 10,97% y 12 escaños. Su incremento es astronómico. Crece 377.556 votos con respecto a 2015. Su electorado crece en un 2049%, 10,51 puntos más y 12 nuevos escaños de todas las provincias andaluzas.

Sus mejores resultados los consigue en Almería (16,79%) y Málaga (11,38%) y sus peores resultados en Huelva (8,33%) y Jaén (8,72%).

Su campaña y discurso han sido netamente de Estado y basado en tres pilares: Cataluña y su modelo de Estado preconstitucional de supresión de las Autonomías, rechazo a la inmigración que ha prendido esencialmente en zonas agrícolas y en la costa con la llegada de pateras especialmente en 2018 y un antifeminismo feroz aprovechando algunos excesos sectarios y ampliado al cuestionamiento general de derechos cívicos (ley de violencia de género, matrimonio gay, memoria histórica…) basado en una concepción de la familia ultraconservadora.

Una ultraderecha que pone en cuestión los beneficiarios del actual Estado del Bienestar, los derechos civilizatorios para una visión de la cultura occidental y la confrontación con el europeísmo, entroncando así con la extrema derecha europea, Salvini, Le Pen, Viktor Orbán, etc…; contradictoriamente, los que más simpatizan con los independentistas catalanes. El trabajo de Bannon está empezando a dar su fruto en nuestro país.

Dos tercios de sus votos proceden de la derecha: la mitad del Partido Popular (6 escaños),  2 de Ciudadanos, 1 del PSOE que conviene analizar con precisión y el resto de la abstención de 2015 y nuevos votantes.

¡Por tanto la ultraderecha ya está aquí! Y lo que nos jugamos es lo importante: Modelo social, Modelo político y Derechos Cívicos y Libertades: los trazos gruesos de la política.

 

ALGUNAS CONCLUSIONES

  • El contexto general va a estar presente en todo el ciclo electoral y obviarlo puede dar lugar a errores estratégicos y tácticas de bulto.
  • La competencia entre la derecha se está haciendo a costa de colonizar y conquistar nuevos espacios políticos y electorales hasta ahora en la izquierda.
  • Cataluña y la crisis generada por el independentismo va a ser clave también en las próximas elecciones.
  • Hay que confrontar proyectos políticos globales y no parcelarlos sectorial o territorialmente.
  • La izquierda no nacionalista ni populista tiene un espacio innegable que en el futuro habrá que ocupar.
  • La movilización de la izquierda es clave para impedir el crecimiento de la extrema derecha y la colonización de su espacio político y electoral.
  • Las alianzas en Andalucía para formar gobierno van a tener una gran influencia esencial en el conjunto del Estado.

Os dejamos el documento en PDF:

VALORACION DE LAS ELECCIONES ANDALUZAS 2018

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *