Pedimos un entorno escolar seguro y mejor formación en la lucha contra el acoso escolar

El suicidio de una joven de 13 años en Murcia hace unos días vuelve a poner de manifiesto que los protocolos de actuación no funcionan contra el acoso escolar conocido como: ‘bullying’.

Los datos ofrecido por la UNESCO a nivel mundial indica unos niveles alarmantes en lo relativo al alumnado que sufre acoso escolar en el mundo. Según este departamento de las Naciones Unidas dos de cada diez alumnos sufre algún tipo de acoso, siendo el hostigamiento verbal es el más común y del aumento del ejercido en redes sociales.

En este sentido el Portavoz de Convergencia de La Izquierda, Julián Sánchez Urrea ha manifestado que “el acoso escolar existe en nuestro país, es una realidad que debemos afrontar, esto es una violación grave del derecho a la educación y un problema real del que los colegios e Institutos, no debemos mirar para otro lado y debemos trabajar en acciones y protocoles eficaces para luchar contra esta lacra en nuestra sociedad”

El informe elaborado en 2016 por la UNESCO y que engloba a nuestro país ilustra el impacto del acoso escolar. Que en la mayoría de los casos tiene graves problemas psicológicos al alumnado que lo sufre como la ansiedad o la depresión, menor rendimiento académico, y llegando incluso al suicidio de la víctima.

Los lamentables casos de suicidios hacen que la concienciación sobre este grave problema cobre mayor relevancia, creando mucha preocupación pública, esto no debe hacernos olvidar que hay muchos casos de “bullying” diariamente en los centros escolares de nuestro país.

“Debemos trabajar más desde todas las administraciones para asegurar que los niños y niñas no son insultados, perseguidos, intimidados, etc. Debemos prestar especial atención hacia el alumnado que sufre en silencio ‘bullying’ crónico’ durante sus años escolares”. Añadió Sánchez Urrea.

Desde La Izquierda reconocemos el avance contra esta lacra y las mejoras en los últimos años, como los protocolos de actuación en los centros educativos o la apertura del teléfono contra el maltrato escolar.

Pero casos como el ocurrido en Murcia la semana pasada demuestran que todavía queda mucho camino por recorrer, por lo que creemos necesario el desarrollo de “un entorno escolar seguro e inclusivo, la puesta en marcha de mecanismos de alerta y comunicación y de servicios de apoyo apropiados, la recopilación y tratamiento de datos sobre la violencia y una formación específica del personal educativo”. Añadió el portavoz de nuestra formación.

“Para combatir el acoso escolar hay que aplicar un enfoque global, con más inversión en educación pública y una apuesta clara por la formación inclusiva y formativa”. Finalizó Julián Sánchez Urrea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *